Seleccionar página

Historia de Mon Mapu

Almorzaba en casa de mis abuelos. Esa tarde de domingo en mi adolescencia fue especial, porque al ritmo de una canción de Enya (Caribbean Blue), que sonaba en la radio El Conquistador, tuve la primera visión de Mon Mapu: Dos serpientes enormes luchando entre árboles sumergidos en un mar elevado.  

La imagen no se iba de mi mente. Recordé la clase que tuve en la básica de Ten-Tén, Kai Kai y el sacrificio de un bebé para la calma de la serpiente del mar. Quise hacer una nueva versión de este mito, épica, heroica, que fuera capaz de hacer que la juventud cambiara su foco, dejara de admirar sólo las historias extranjeras y vieran que en Chile había grandes mitos, leyendas y personajes, capaces de alimentar la imaginación de los creativos, capaces de competir y asombrar como las gringas y las japonesas.

Elkan

Siempre me han gustado los aviones, pero en la época en la que decidí desarrollar esta historia me volaban la cabeza. Había uno que era la estrella de la Fuerza Aérea de Chile: El Mirage M5M «Elkan». El aquella época se decía que ese nombre fue puesto al avión por su significado en mapuzungún: Guardián. Para mí era el nombre perfecto para el propósito de este personaje; proteger a la raza humana del terrible Kai Kai Vilu, ya que la intención sería, en esta historia, que los humanos se hicieran cargo de su supervivencia. 

Primera idea de Elkan, cuando aún no tenía claridad de la procedencia del personaje, ni mucho más del pueblo Mapuche. 

Halcón, personaje base sobre el que fue desarrollado Elkan.

Kona

A los 15 años creé a «Halcón», mi primer personaje, del cual legué mucho a Elkan, como su edad, apariencia y habilidades. Un año después creé a «DarkSmile», un personaje totalmente opuesto a «Halcón», un antihéroe totalmente decepcionado de la vida, que hacía las cosas a su manera. Kona heredó los atributos de este personaje. Así formé a los dos personajes principales del arco de Mon Mapu.  

DarkSmile, personaje base sobre el que fue desarrollado Kona.

Aucaman

EL gran Lonko Aucaman fue uno de los primeros personajes que desarrollé cuando retomé el proyecto en 2006. A estas alturas ya había estudiado más sobre el pueblo Mapuche, había logrado perfilar mejor a los personajes y el tiempo en el que sucedía todo, pero tenía aún mucho desorden respecto a las líneas de tiempo. 

Primer diseño de Aucaman, cargando a Amancay por los senderos de Mon Mapu.

Primera publicación en Internet

Inmediatamente terminé el borrador, lo publiqué en un blog. En esos tiempos internet aún era pequeño, por lo que era más sencillo mostrarse. El borrador viajó a distintos lugares y fue tan aceptado que recibí mensajes y dibujos de lectores de distintos lugares. 

Incluso fue publicado en un blog argentino, donde se rescataban historias basadas en el pueblo mapuche.

Primera edición

El año 2014, gracias a la gestión de Daniela Yáñez, mi esposa, fue editado por primera vez por Patricia Neira. Ella me mostró varios errores de principiante que corrigió con gran destreza. Esta edición se la entregué a Aldo Astete el 2015. Aldo me manifestó que le había gustado la historia y que se la entregaría a Martin Muñoz Kaiser para una revisión. Este me devolvió una revisión crítica muy relevante, donde demostraba errores de continuidad, de personajes, etc. Al principio fue muy duro para mí, pero entendí que su crítica era constructiva y que yo debía seguir creciendo en conocimiento y técnica para al fin cerrar esta historia. 

Busqué referentes, miré series más de lo que leí libros, porque esa forma narrativa me producía el efecto que quería lograr en mis historias. Presté mucha atención al trabajo en particular de Yoshihiro Togashi, cómo plantea a sus personajes y su construcción me parece facinante. Miré, leí y escuché cuanto pude, hasta que di con la inspiración que buscaba, logré atar los hilos sueltos, ordenar la línea de tiempo, dar más profundidad a los personajes, en definitiva, sentirme satisfecho con el resultado.

Primera publicación

El año 2019 presenté a Martin Muñoz Kaiser el resultado de su crítica sobre Mon Mapu. Tras eso me ofreció publicar bajo su editorial, Áurea. Con el tremendo trabajo de portada de Felipe Montecinos termina la etapa de diagramación y comienza a gestarse el libro en la imprenta. 

Este libro es el resultado de años de esfuerzo y perseverancia. De niño me creí dibujando toda la vida, pero había otra forma de contar historias que me cautivó mucho más. Espero que este libro cumpla con sus expectativas, ya que en estos momentos trabajo en su secuela. 

BookTrailer

Con mi amigo Javier Soto trabajamos en un booktrailer que estuviera a la altura de la historia. En el video utilizamos la conversación entre la Chillpila y Moraleda como introducción a la historia, luego, Javier con su tremendo profesionalismo animó la portada del libro. De sus manos salió la producción audiovisual de este proyecto.